¿Ten tinta, Antón?